sobre la fundación

¿Quiénes Somos?

Fundación Alternativas es una organización sin fines de lucro dedicada a fomentar alternativas sostenibles para garantizar seguridad alimentaria en las ciudades de Bolivia. El trabajo de Alternativas está centrado en unir esfuerzos cívicos, públicos y privados en el diseño y la aplicación de políticas públicas, programas e iniciativas que permitan a los ciudadanos y a las comunidades satisfacer su derecho universal a la alimentación.

sobre el trabajo

¿Qué Hacemos?

  • Políticas Publicas

    Fundación Alternativas trabaja de la mano de gobiernos municipales en la creación de espacios de diálogo multidisciplinarios y multisectoriales denominados Comités Municipales de Seguridad Alimentaria. Estos equipos de trabajo se dedican a generar propuestas legislativas como también propuestas de planificación territorial e inversión en materia de seguridad alimentaria que responden a las necesidades de cada municipio.

  • Agricultura Urbana

    Fundación Alternativas presta capacitaciones sobre cómo, cuándo y por qué cultivar alimentos en casa y en la comunidad, además transforma espacios sub-utilizados en huertos urbanos centrados en permitir a las personas desarrollar capacidades y generar mayor conciencia sobre la importancia de adoptar una alimentación sana. Estas iniciativas van empoderando a la ciudadanía a jugar un papel más activo en garantizar su derecho a la alimentación.

  • Educación

    Fundación Alternativas trabaja conjuntamente maestros y maestras en desarrollar material educativo sobre seguridad alimentaria, alimentación saludable y huertos escolares que pueden servir como herramientas pedagógicas en las aulas. Este material se desarrolla con y para maestros para facilitar su aplicación de la Ley 070 Avelino Siñani-Elizardo Pérez y en cumplimiento de lo establecido en el currículo educativo nacional.

Seguridad Alimentaria

en Bolivia

Actualmente, cerca del 70 por ciento de los más de 10 millones de habitantes de Bolivia viven en áreas urbanas. A su vez, cerca del 50 por ciento está concentrado en solo cuatro ciudades: La Paz, El Alto, Santa Cruz y Cochabamba.

 

En Bolivia se estima que un 60 por ciento de los habitantes urbanos sobreviven con menos de dos dólares al día y los hogares de menores ingresos gastan hasta el 80 por ciento de sus ingresos en alimentos. Por estas razones, cualquier flujo en los precios del mercado tiene un impacto significativo sobre el bienestar de miles de personas y familias.

 

A tiempo que el mundo se urbaniza de manera acelerada existen oportunidades y grandes potenciales para que las ciudades desempeñen un liderazgo en la búsqueda y la identificación de mecanismos que permitan a los habitantes satisfacer su derecho universal a la alimentación.

 

Hoy, más que nunca, los ciudadanos y los gobiernos deben trabajar lado a lado para adoptar políticas, programas e innovaciones que generen los lineamientos y los impulsos necesarios para garantizar seguridad alimentaria y bienestar para las presentes y futuras generaciones.